Picante

Aceite picante de oliva Maeva, receta casera

Receta de aceite picante Maeva para los que tienen tiempo en la cocina y quieren elaborar su propia especialidad de aceite picante. Aunque Maeva dispone de aceite picante en Spray,  a continuación te proponemos una receta por si te apetece probar tus dotes culinarios y elaborar tu propia receta picante.

Esta receta te valdrá para aderezar una gran variedad de platos: pastas una vez apartadas del fuego, pizza al sacarla del horno, para aderezar ensaladas con un toque picante, para elaborar carnes picantes, arroces…y en resumidas cuentas, para aderezar y cocinar todo aquello que te guste con un toque picante.

Sin embargo cualquier receta o improvisación en la cocina puede que no sea la más válida, pues hay que conseguir el punto exacto de picante. Si nos pasamos de picante, camuflaremos los sabores haciendo difícil la degustación correcta de nuestro plato elaborado.

Para esta receta se necesitan muy pocos ingredientes, tan solo media hora  o menos de elaboración y unas cuantas semanas de paciencia para esperar a que macere la mezcla.

La importancia de los ingredientes es un elemento clave y para ello contaremos con los de mejor calidad. Por ejemplo el aceite debe ser de calidad virgen extra, como el de Maeva y los demás ingredientes deben ser elegidos minuciosamente con el fin de dar con el toque perfecto. La guindilla seca debe ser ni muy picante ni picar demasiado poco y siempre que sea seca. Se puede usar Cayena, que se encuentra fácilmente en los supermercado o similar, ya dependiendo de su nivel de picante.

Ingredientes:

  • 100 gr de aceite de oliva virgen extra Maeva
  • 1 guindilla y media grande o las equivalentes en guindillas Cayena
  • 1 diente de ajo

Elaboración:

  • Se parte la guindilla en trozos pequeños y el ajo en láminas gruesas
  • Seguidamente, el aceite se coloca a fuego lento en una olla y vertemos las guindillas y el ajo en él
  • Cuando el aceite comience a burbujear, sin dejar que llegue a calentarse demasiado o que llegue a nivel de freír, se retira del fuego
  • Seguidamente hay que dejar enfriar el aceite
  • Y por último se pasa a un recipiente de cristal con tapadera o tapón para dejarlo macerar durante al menos una semana. Este paso siempre hay que hacerlo en un lugar fresco y oscuro, para evitar que el aceite de deteriore y se oxide.
  • En el proceso de maceración, se puede ir probando el aceite para llegar hasta el punto exacto de picante. Hay que tener en cuenta de no hacer cantidad en exceso pues mientras que lo gastamos está macerando y se puede pasar de picante. Si la guindilla no es puy pequeña se puede eliminar para que no pique más o colar la mezcla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *